Fotos realizadas por los hermanos Annese y Federica Mancini

La estructura del trullo

Todo el trullo se construye con piedra calcárea local, que se puede extraer de nuestras tierras.
En las construcciones más antiguas los espesos muros maestros, que no son muy altos, están compuestos por piedras bastas, puestas sin precisión ni mortero. En los trulli más de reciente construcción, en cambio, las piedras son regulares, trabajadas con esmero y dispuestas con precisión. La cúpula del trullo se coloca encima de las paredes maestras, y se compone de anillos de piedra dispuestos hacia el interior. Sobre cada anillo se dispone otro, de diámetro menor. Si el trullo tiene planta circular, el primer anillo coincide con el perímetro de la construcción. La estructura es más compleja cuando la base del trullo tiene planta cuadrada o rectangular. En las estructuras construidas con menor precisión técnica, en la base se encuentran hileras cuadradas con ángulos redondos, mientras que subiendo en el cono se encuentran anillos circulares. Tanto las paredes maestras de la base como el cono se enjalbegan con cal.

Solo exteriormente las piedras del cono están expuestas a los agentes atmosféricos y, por lo tanto, por sus características peculiares, se vuelven grises. Estas piedras se conocen como chiancarelle, chiancole o chianche, tienen forma alargada y su espesor es variable; además se disponen en el techo sin algún aglutinante. Están dispuestas en hileras sobrepuestas con inclinación hacia fuera, para que la lluvia pueda correr más fácilmente, y se disponen de manera que la piedraque está abajo no corresponda a la que está sobre ella. La lluvia, que corre en canalones de piedra, se recoge en cisternas subterráneas.
Por encima del trullo se encuentra un pináculo, que cierra los últimos anillos del cono.
Cada casa-trullo tiene una sola puerta, que es distinta por estructura y características según que el edificio sea viejo o de construcción más reciente. En las puertas de los trulli más antiguos se encuentra un arquitrabe en piedra o en madera o un arquitrabe con arco. Este último, con el paso de los años, se ha substituido con un frontón que se basa en las chiancole
En algunos casos los espacios enfrente de la puerta del trullo se han convertido en vestíbulos con arcos de medio punto, donde se encuentran bancos en piedra donde las mujeres solían sentarse para hacer las tareas domésticas.
En los trulli se encuentran muy pocas ventanas que, además, son muy pequeñas.
Otro elemento arquitectónico típico del trullo es el caballete de la chimenea, que puede tener muchas formas. La más antigua es la de un paralelepípedo cuadrado con encima una losa delgada y ancha.

El trullo: las habitaciones

Los que habitaban el trullo modificaban sus habitaciones y su estructura según sus necesidades. Si la familia crecía se construía otra habitación, al lado de la construcción original. De hecho, la estructura del trullo siempre era modular, es decir que permitía añadir nuevas habitaciones al núcleo principal. Cuando esto no se podía hacer se destruía la casa y se construía otro trullo más grande.
Los espacios utilizados como establos, almácenes o apriscos, que también tenían forma de trullo, estaban separados de la casa.
La casa, pavimentada con losas calcáreas, tenía una habitación central. Dado que el trullo era muy pequeño, también se usaba el espacio del cono. Generalmente, se construía un altillo en el techo, una base de madera a la que se llegaba a través de una escalera móvil. El altillo se utilizaba como almacén para las herramientas agrícolas o la comida, o como habitación para los niños.
Junto al cuarto central había dos espacios con funciones específicas: las alcove y los focarili. Las alcove son nichas de diferente tamaño, sin portas ni ventanas, y se utilizaban como cuartos. Se les puede acceder a través de arcos con bóveda de cañón y en la parte externa tienen una cobertura que en parte se inserta en el cuerpo del trullo. Los focarili son, ellos también, espacios de diferente tamaño y son una habitación-chimenea que servía para calentar la casa o para cocer la comida. Casi siempre a través del focaril se podía acceder al huerto.

Los pináculos

El cono del trullo termina con hileras de chiancarelle de tamaño inferior, encima de/sobre las cuales se encuentra el pináculo, elemento compuesto por cuatro partes. La primera parte se constituye por las últimas hileras de piedras aglutinadas con mortero y luego pintadas con cal; la segunda, en piedra, se llama cannarile y tiene forma cilíndrica o de tronco de cono; la tercera se llama carrozzola o scodella y la última se llama cocla y puede tener varias formas, la más usual de las cuales es la esfera.
Algunos estudiosos consideran que los pináculos son una “marca” de identificación de los diferentes maestri trullari (constructores de los trulli) para distinguir su propio trabajo; los pináculos se consideran también un simple elemento decorativo elegido por los propietarios. Otros piensan que tienen algo que ver con una simbología mágica. De hecho, en la antigüedad sus formas (el disco, la esfera, el cono, la pirámide con base cuadrada o triangular) estaban relacionadas con el culto del sol, que en Puglia se practicó hasta el primer siglo antes de Cristo. En los trulli más antiguos, encima del cilindro y del disco horizontal, se encuentra una pirámide esbozada, con base triangular o cuadrada. A veces la cocla tiene forma de cruz o de estrella, otras veces, en cambio, se reproducen los símbolos que están pintados con cal en el cono. Otras veces tiene forma de esfera y por encima de esta hay una cruz, símbolo del Cristianismo. A los pináculos y a los símbolos en los conos se les dio una interpretación primero mágica, y luego religiosa.
En las construcciones más recientes también se pueden encontrar pináculos con formas antropomorfas más complejas.

Escrito por Tommaso A. Galiani
Traducción de Ilaria Noemi De Carlo